Descripción del proyecto

Pompón

Es un perro adulto que fue reportado en una de nuestras brigadas de esterilización en la Isla de San Andrés, en medio de esta brigada llegó él con su piel abierta y expuesta por heridas de arma blanca y quemado con agua caliente.
Estaba muy atemorizado y muerto de miedo, no dejaba que nadie se acercara, por eso nos intentaba morder. Tuvimos que ponerle bozal para poder valorarlo y prestarle la atención que requería.
Su pronóstico era aterrador, sus heridas llevaban así expuestas por mucho tiempo y presentaba infecciones. Tuvimos que coordinar su traslado urgente a la ciudad de Bogotá, para que fuera hospitalizado.
Su proceso de recuperación de piel y heridas duró varios meses. Una vez termino este tratamiento continuamos con un problema grave que presentan muchos animales de esta región, gusano del corazón son pequeñas larvas que las moscas dejan en la piel del animal y viajan por todo el cuerpo hasta llegar al corazón del animal y provocar su muerte.
Pompón fue entregado en adopción a una amorosa familia que decidió continuar con el tratamiento y hacer todo lo que estuviera a su alcance para salvar su vida. Vivieron momentos muy felices, llenos de mucho amor y aventuras junto a sus dos hermanos perrunos, pero lamentablemente Pompón se fue apagando lentamente y nos dejó. Su vida por este mundo nos recuerda que vale la pena ayudarlos y transformar sus vidas, rescatándolos, sacándolos de las calles, esterilizándolos y entendiendo que ellos son nuestra responsabilidad. Como sociedad, debemos hacernos cargo de estos pequeños seres que decidimos fueran nuestra compañía desde hace más de cientos de años y que son seres vivos, como nosotros los cuales merecen respeto, amor y cuidado.