Descripción del proyecto

Pipo y Rufo

Fueron botados a un lote vacío donde tenían que vivir a su suerte y sobrevivir de la manera que pudieran.
Los vecinos de ese lote los golpeaban constantemente y amenazaban con matarlos, envenenándolos si no los sacaban de allí.
una rescatista de la isla de San Andrés decidió reportarnos el caso. Decidimos sacarlos de este infierno y de inmediato fueron trasladados a Bogotá para poder ser atendidos en la veterinaria y comenzar su proceso de recuperación.
Duraron meses recuperándose y luego de un proceso responsable de adopción encontramos una familia que se enamoró de ellos dos y decidieron adoptarlos juntos. Hoy en día son la alegría para ellos y viven grandes aventuras juntos.