Sol fue víctimas de un golpe tan fuerte que le fracturó su mandibula y perdió varios dientes. La indiferencia hicieron que Sol no fuera ayudada por nadie y con mucho dolor y sola su mandíbula sanó de mala manera. La encontramos desnutrida, con quemaduras en su carita por el sol ardiente de Santa Marta, con una conjuntivitis complicada y su mandíbula torcida.

Fue transladada a Bogotá para comenzar tratamiento y poco a poco Sol sale adelante. Una operación para enderezar su mandíbula sería causarle más dolor y miedo. Además Sol puede comer muy bien y tomar agua sin problema. Así que su recuperación ahora se centra en sus ojitos con conjuntivitis, en sus quemaduras de la cara y en recuperar su cuerpo y su alma de tanto dolor.