Descripción del proyecto

Maya

Su historia es muy frecuente y es la realidad de muchos cachorros. Las familias se dejan llevar por impulsos para alegrar a sus hijos o un romanticismo entre parejas y deciden comprar o adoptar sin ser conscientes de la responsabilidad que significa hacerse cargo de una vida como la de ellos.
A Maya la adoraban cuando solo tenía semanas de nacida, les parecía muy tierna y linda, pero con el paso del tiempo y sin el cuidado que merecía, ella empezó a presentar problemas de piel y su ¨familia¨ decidió sacarla a una terraza de un metro por un metro al sur de Bogotá, donde ella permanecía al sol, la lluvia y debía hacer sus necesidades allí mismo. Era maltratada y sometida a a vivir ahí por más de nueve meses, vivía un total infierno
Decidimos actuar, decomisandola y trasladandola a la veterinaria para comenzar cuanto antes su atención veterinaria, pues claramente su salud se estaba deteriorando cada día más.
No ha sido fácil su recuperación, lleva varios meses ganando peso y mejorando sus problemas de piel, actualmente se encuentra en una guardería con el etólogo porque debido al maltrato que vivió es muy miedosa y nerviosa con los humanos.