Piña

A Piña la rescatamos en San Andrés en abril del 2016 cuando estaba en una casa con aproximadamente otros 20 perros que huían y se escondían entre la maleza muertos de miedo cuando llegaba su dueño.

A Piña la rescatamos sin un solo pelito en el cuerpo. Sarna, hongos, quemaduras y desnutrición eran varios de los graves problemas que sufría.

Piña viajó a Bogotá y comenzó un largo proceso de recuperación de sus enfermedades y de rehabilitación social ya que era una perrita muy nerviosa y desconfiada con los humanos.

Ahora Piña tiene todos sus pelitos bien puestos, hermosos y es una negrita con mucha actitud.

Piña ahora está esperando una familia que la ame para siempre.