Mojito fue rescatado de nuevo por Indira en San Andrés cuando todavía era un cachorro de 5 meses de edad que fue quemado con ácido en su carita.

Las quemaduras de su cara eran muy graves y de inmediato comenzó tratamiento médico para curarlas.

Con el tiempo Mojito se fue recuperando y su herida fue sanando con mucho amor y paciencia.

Mojito viajó a Bogotá para continuar tratamiento y fue adoptado por una familia que lo llena de amor cada día.