Mandarina

A Mandarina la rescatamos cuando nuestra directora y una amiga iban pasando por el barrio Codito a visitar a Soca. Mandarina estaba buscando comida entre la basura y cariño entre las personas que se encontraban esperando el bus. Pero se dieron cuenta del desprecio que recibía por su aspecto, así que rápidamente se bajaron del carro y en cuestión de segundos se perdió. Desesperadas la buscaron y al rato la vieron a lo lejos subiendo la montaña detrás de unas personas buscando amor y a alguien que la llevara a un hogar. Cuando vió que dos chicas la llamaban, se lanzó feliz a sus brazos. Ella sabía que su vida empezaría a cambiar.

Mandarina tenía sarna y hongos pero se recuperó muy bien de todos sus problema de piel. Ahora Mandarina encontró un hogar con muchos hermanitos perrunos con lo sque juega todo el día como una loquita. Mandarina es feliz.

Como Mandarina, muchos perritos merecen una oportunidad de ser felices.