El pequeño Coco fue encontrado en San Andrés, abandonado, lleno de barro, botado en un colchón. Después de hablar con la dueña de la casa donde estaba Coco y convencerla de entregar el perrito a la Fundación, Coco fue transladado a Bogotá a empezar tratamiento.

La valoración médica determinó que Coco tenía una fractura, muchos problemas de piel, quemaduras, hongos y un tumor en los testículos.

Poco a poco la salud de Coco mejoró, su pelito salió crespito, blanquito y nos demostró que con amor todo es posible

Hace poco Coco fue adoptado y ahora tiene una familia que lo amará para siempre.

Igualmente Coco seguirá en terapia para mejorar la movilidad de una de sus paticas traseras que se vio afectada después de la extracción del tumor.

Como Coco hay muchos otros peludos que necesitan de tu ayuda